¿Qué debe decir la Carta Magna sobre salud y pensiones? Opinan los candidatos a constituyentes Bernardo Fontaine (distrito 11) y Guillermo Larraín (distrito 12).

El derecho a la salud y a la seguridad social son materias que figuran entre las principales preocupaciones de los chilenos, pero los proyectos que buscan mejorar las pensiones y fortalecer la atencion de salud prolonmgan su debate en el Congreso sin que sucesivos gobiernos logren soluciones. Revisar el marco constitucional actual para estos derechos aparece entonces como una opción para avanzar . 

En Pauta de Negocios de Radio PAUTA, se conversó sobre estos derechos con Guillermo Larraín, ex superintendente de pensiones y candidato del distrito 12 por la Lista del Apruebo, y con Bernardo Fontaine, candidato independiente por el distrito 11 de la lista Vamos por Chile.

Guillermo Larraín expresó ser partidario de una Constitución con espacio para que la democracia se exprese mediante las leyes bajo ese marco. ASí, estima que en materia de derechos sociales, la futura Carta Magna debe contener «una declaración genérica de lo que los chilenos creen importante, de manera que vaya influyendo en donde están las prioridades en salud, pensiones, vivienda y agua. En el detalle hay que ser cuidadosos, para que no se malinterprete o quede mal escrito y no se resuelvan los problemas creados en el tiempo».

Para Bernardo Fontaine hay temas que no dependen de las mayorías circunstanciales y ésos son los que tienen que estar en la Constitución. A su juicio, el texto «debe contener los grandes principios, como los cimientos de una casa. Los derechos sociales, entonces, hay que escribirlos. Los actuales son insuficientes».

El marco en pensiones

El postulante de la lista Vamos por Chile plantea que, en materia de pensiones, la Constitución debe incorporar tres principios básicos. «En primer lugar la propiedad de los fondos de pensiones: las cuentas de ahorro en las AFP son de los afiliados y nadie las puede tocar. Segundo, libertad para elegir al administrador y tercero, un sistema solidario que dé pensión a personas que no puedan ahorrar por sí mismas».

El candidato de la Lista del Apruebo objetó esa lógica. «Si uno cree en la democracia, tiene que dejar que ella opere. Y si ponemos trabas a nivel constitucional, entramos en problemas», sostuvo. A su juicio, el principio no debe ser la propiedad de los fondos, «sino que uno más general, de sustentabilidad del sistema. Es decir, que haya ahorro asociado a las promesas de pensiones que se hacen». También declaró no tener problemas con el principio de solidaridad y no estar a favor de una ‘nacionalización’ de los fondos de pensiones, como propone una iniciativa legal. Atención de Saludsubir

Otro tema debatido fue el derecho a la salud, una materia que diversos postulantes han planteado que debiera modificarse ya que la actual Constitución no garantiza adecuadamente, al apuntar simplemente a la libertad de elegir entre atenderse en el sistema público o privado.

«Esa idea permite que quienes estamos en Isapres tengamo un sistema de salud estupendo y quienes están en el servicio público tengan un sistema que no es del todo malo, pero que para operarse pasan dos, tres, cinco años…y que hoy siguen muchas de las patologías siguen sin ser cubiertas; en particular las asociadas, al cáncer», resumió Guillermo Larraín.

Planteó que entonces, para avanzar hacia un sistema de salud único en el cual todos coticen y que actúe garantizando el derecho social de atención independientemente de la capacidad de pago. «Los países desarrollados tienen un programa único al cual todo el mundo cotiza y, por lo tanto, no hay excepciones», argumentó.

Bernardo Fontaine concordó en deben realizarse cambios en la salud pública y en las Isapres. «Hay ciertos riesgos que tenemos que compartir, porque nadie elige enfermarse y un cáncer es trágico para todo tipo de familia, independiente del nivel de ingresos», comentó. No obstante, advirtió que «otra cosa es el proyecto de ley que obliga a que el 7% de cotización vaya al Estado para financiar un sistema público, en el que quién quiera medicina privada va a tener que pagarla de su bolsillo sin ningún reembolso de ninguna Isapre de ningún tipo».

Fuente: Radio Pauta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *