Para el profesor universitario, la economía chilena pasa por un doble shock provocado por los efectos de la pandemia y un plebiscito que abre la opción a que se discutan «reglas del juego importantes para el funcionamiento de la economía», factores que innegablemente generan un escenario de incertidumbre. Sin embargo, Larraín recalcó que, desde esa perspectiva, «el camino del Apruebo es más seguro que el del Rechazo», porque este último implica que las reformas recién podrían empezar a discutirse después de marzo del 2022, con un nuevo Congreso. Tras recalcar que en el debate de una nueva Constitución «el derecho de propiedad no está en juego en Chile», el economista insistió en que el proceso constituyente «es una oportunidad extraordinaria, que debiera dar pie para un ciclo de progreso en Chile muy grande. También puede resultar mal, no está garantizado, pero hay elementos para ser optimistas».

Escucha la entrevista:

Revisa la entrevista en video

Fuente: El Mostrador